Las emociones condicionan nuestras experiencias, definen nuestras acciones y afectan también nuestra fisiología. Los estados emocionales están relacionados con la secreción de hormonas, con los cambios metabólicos y cardiovasculares.

La palabra emoción, “motere”, proviene del verbo latino mover; implica impulso para actuar y afecta el plano mental y corporal de las personas. Si cuando se siente una emoción no se actúa y por el contrario se reprime, probablemente esto traerá aparejada una enfermedad física y/o mental.

¿Todas las emociones son aceptadas por igual?

Por lo general, en el imaginario colectivo, el sentir enojo o estar triste está considerado como algo malo, inaceptable. Debido a ello, los adultos responsables de los niños: padres, madres, familiares, docentes, muchas veces se refieren a estas emociones como malas e indeseables.

¿Cuántas veces hemos escuchado a un adulto decirle a un niño: ¡no llores, parecés una nenita!, o ¡no llores que quedás feo/a!?

Considero que es fundamental trabajar la inteligencia emocional desde muy temprana edad. Es imprescindible que los niños, desde muy pequeños reconozcan sus emociones, las acepten, las pongan en palabras y las gestionen. Evidentemente para lograr que esto suceda se necesitan adultos disponibles, presentes en cuerpo y alma, que los acompañen en este proceso. Debemos promover la empatía y la autorregulación, siendo buenos modelos a imitar. Si los niños ven a diario un adulto irritable, malhumorado, desmotivado, que en lugar de elegir cómo actuar funciona a pura reacción, probablemente nos será difícil lograrlo.

Como docente de Jardín Maternal y Educación Inicial he podido comprobar que es posible educar las emociones, y que si trabajamos en ello cotidianamente, los resultados son increíbles. En mi experiencia de aula con niños de Nivel 3 años he integrado transversalmente la gestión de emociones a la currícula y he observado que al manejarlas de forma natural y sistemática, los niños lo integran fácilmente a su vida cotidiana.

Es importante tener claro y transmitirle al niño que las emociones no son ni buenas, ni malas, que vienen para algo y que hay que tenerlas en cuenta. A modo de ejemplo: si un niño siente enojo, es muy importante ayudarlo a que ponga en palabras lo que le sucede para poder aliviarse y que descargue ese enojo de forma adecuada. Evidentemente enojarse no está mal, pero sí es incorrecto pegarle a un compañero o romper algo debido a ese enojo.

Educar las emociones favorece la autoconfianza, mejora el rendimiento académico, promueve el protagonismo y los buenos vínculos. Ayuda a que los niños sean más felices y responsables y que logren sus objetivos.

Entonces: ¿Cómo ayudamos a un niño tan pequeño a gestionar sus emociones? Si este tema ha sido de tu interés y querés responder a ésta y a otras preguntas, te invito a que leas mi próximo artículo.

¡Hasta pronto!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies